CON MOTIVO DEL 500 ANIVERSARIO DE LA REFORMA PROTESTANTE

Carmen Sarmiento
“Después de un largo y paciente camino, católicos y protestantes de Valencia, queremos juntos conmemorar la Reforma iniciada por Lutero hace 500 años y, celebrar a Cristo resucitado, como el camino, la verdad y la vida en medio de nuestro mundo. En este nuevo espíritu de reconocimiento, respeto y esperanza, los cristianos valencianos miramos a nuestro Señor para iniciar un nuevo camino en las relaciones eclesiales. Miramos hacia el futuro para dar testimonio al mundo de nuestra fe y, caminar hacia la unidad plena conforme a la oración sacerdotal de Jesús. Por ello hoy celebramos al Señor Resucitado”.
Las palabras anteriores, pronunciadas por el arzobispo de Valencia, Cardenal Antonio Cañizares, sirvieron de introducción a la Liturgia de Reconciliación celebrada el día 17 de noviembre en la Iglesia Evangélica “Jesús es el Señor”. Para llegar a este momento hubo que recorrer un camino de preparación mediante reuniones conjuntas con cristianos de diversas denominaciones.
Este camino comenzó en el CEIV (Centro Ecuménico Interconfesional de Valencia), en su reunión mensual de febrero, los miembros hicieron la propuesta de organizar actos con motivo del 500 aniversario de la Reforma protestante iniciada en el 1517. La propuesta fue aprobada y se acordó presentarla, junto con las ideas que surgieron para llevarla a cabo, en la reunión conjunta de la Delegación Episcopal de Relaciones Interconfesionales y Diálogo Interreligioso que tendría lugar el día 15 del mismo mes. En esta reunión fue aprobada la propuesta y además se insistió en la necesidad de promover el diálogo ecuménico desde las bases y de la realización de un Acto de Reconciliación según el espíritu de Lund (Suecia).
Ante el reto que teníamos por delante se acordó una toma de contacto con Hermanos de diversas Tradiciones Reformadas con el propósito de constituir una Comisión mixta para tal fin. Una vez hechas las gestiones, se pudo poner en marcha la Comisión anglicana-católica-evangélica-luterana que tomó este nombre por haber en ella cristianos de estas denominaciones. Dicha Comisión se reuniría periódicamente en la Facultad de Teología hasta el día 20 de noviembre fecha de su disolución una vez cumplidos los objetivos.
Los actos programados se llevaron a cabo entre el 26 de octubre y el 20 de noviembre y consistieron en: Exposiciones, Conciertos, Mesas Redondas, Conferencias, un Oficio Ecuménico Conmemorativo y una Liturgia de Reconciliación.
La Facultad de Teología y la Iglesia de Santa Úrsula acogieron la Exposición “La Reforma de Lutero y la Reforma en España”. Fueron responsables de su preparación el Colegio Alemán y el Consejo Evangélico de Valencia. Se dispuso de un Libro de Firmas para tener una idea aproximada del número de visitantes. Hay que mencionar lo escrito en él por una persona que agradecía al Señor el hecho de haber sido capaces en nuestra ciudad de unirnos cristianos de diversas tradiciones para trabajar juntos en un proyecto de testimonio de fe.
Los conciertos fueron ofrecidos por la Orquesta y Coro de la Reforma protestante y por el Coro del Colegio Alemán. El primero actuó en la Catedral el día 27 de octubre, en la Iglesia Evangélica Bautista el 29 de octubre y en la Facultad de Teología, durante el Acto Académico con el que se inauguraron las jornadas, el día 3 de noviembre. El segundo actuó en la Iglesia parroquial de San Agustín el día 8 de noviembre. En todos los conciertos hubo una considerable asistencia de público.

Las dos Mesas Redondas tuvieron lugar en el Palacio Colomina (Universidad Cardenal Herrera-CEU). El tema de la primera fue “La contextualización de la Reforma y el testimonio de las iglesias en el mundo”. Intervinieron los profesores: D. Samuel Escobar de la Iglesia Evangélica Bautista, el Rvdo. Juan María Tellería de la Iglesia Española Reformada Episcopal de Comunión Anglicana y el P. Vicente Botella O.P. de la Iglesia Católica. Al finalizar se comunicó a los asistentes que serían publicadas las ponencias. El tema de la segunda Mesa Redonda era “Testimonios de vida cristiana”, estaba constituida por los siguientes miembros de diversas tradiciones: Alex Sampedro, Eddy Muskus, Sara Pérez, Antonio Medialdea y John Lovell. Pudimos constatar por sus testimonios de vida cristiana que la vocación por el movimiento ecuménico había penetrado en ellos desplazando un incipiente escepticismo.

La Conferencia sobre “El protestantismo español contemporáneo. Desarrollo y actualidad”. Impartida por el profesor D. Julio Díaz Piñero de la Facultad de Teología UEBE de Alcobendas Madrid. Comenzó por los antecedentes que tuvieron lugar en el siglo XVI, en esta época se produjo la Primera Reforma en España mientras que la Segunda Reforma se produjo en el siglo XIX. Recordó la afirmación en la identidad y vitalidad de las comunidades protestantes como respuesta a la intolerancia religiosa de 1945 a 1967. En este último año se pasa de la represión antiprotestante a la tolerancia religiosa. Contribuye a este cambio el Concilio Vaticano II (1962-1965), la Declaración sobre Libertad Religiosa (Dignitates Humanae), la Ley Orgánica del Estado, el apoyo de la Comunidad internacional y la Ley 44/1967, Reguladora del Derecho Civil a la Libertad en Materia Religiosa. En la actualidad el protestantismo de España se caracteriza por un auge del movimiento carismático y pentecostal, por una apertura de la comunidad protestante a la sociedad y una mayor responsabilidad social.

A los 500 años de publicarse las tesis de la Reforma. Con el título: ¿Cómo nos salva Dios?, la conferencia del P Martín Gelabert Ballester, o.p. nos acercó a la cuestión que tanto preocupaba a Lutero: la salvación. Una salvación definitiva sólo puede ser obra de un Dios acogedor. Hoy puede convertirse en impulso desencadenante de un efecto unificador. La Declaración conjunta Luterano Católica que se firmó hace 20 años no oculta las dificultades que todavía existen pero nos abre puertas de esperanza y caminos de fraternidad. En conclusión nuestro común testimonio de Cristo es lo que podemos afirmar que celebramos, poniendo el acento en lo esencial, en lo compartido con unos y otros. Por último contribuir a que el reinado de Dios sea una realidad.